Categorías
Sin categoría

Impermeabilización

El aislamiento térmico de fachadas es una práctica esencial en la construcción moderna para mejorar la eficiencia energética de los edificios y proporcionar un ambiente interior más cómodo. Dos materiales ampliamente utilizados en esta tarea son la lana de roca y el poliestireno expandido (poliestirol o poliesterol). Estos materiales ofrecen excelentes propiedades aislantes y se utilizan comúnmente en sistemas de aislamiento térmico por el exterior (SATE) o EIFS (Exterior Insulation and Finish Systems).

La lana de roca es un material fabricado a partir de rocas basálticas y diabasas, fundidas a altas temperaturas y luego hiladas en fibras. Este proceso produce un material con excelentes propiedades aislantes, resistente al fuego y al agua, lo que lo convierte en una opción ideal para el aislamiento de fachadas. La lana de roca se instala en forma de paneles rígidos o como aislamiento en rollo, y se fija a la superficie de la fachada con adhesivos y sistemas de anclaje. Su versatilidad le permite adaptarse a diferentes tipos de fachadas y proporcionar un alto nivel de aislamiento térmico, reduciendo así la pérdida de calor en invierno y el calor excesivo en verano.

Por otro lado, el poliestireno expandido (poliesterol) es un plástico celular que se caracteriza por su ligereza y excelente capacidad de aislamiento térmico. Se presenta en forma de paneles rígidos o placas, y su instalación es sencilla y rápida. Además de su eficiencia térmica, el poliestirol es resistente a la humedad y proporciona una barrera eficaz contra la entrada de agua en la fachada. Esto lo convierte en una opción muy adecuada para climas húmedos o en zonas donde la humedad es un problema.

Algunos sistemas de aislamiento térmico de fachadas combinan la lana de roca y el poliestireno expandido para aprovechar las ventajas de ambos materiales. Esta combinación permite un alto rendimiento en términos de aislamiento térmico, resistencia al fuego y durabilidad.

El aislamiento térmico de fachadas a base de lana de roca y poliestireno expandido no solo mejora la eficiencia energética de los edificios, sino que también proporciona beneficios adicionales, como un mayor confort interior y la reducción del ruido exterior. Además, al reducir el consumo de energía para la calefacción y la refrigeración, contribuye a la mitigación del cambio climático y ahorra costos a largo plazo para los propietarios de viviendas y edificios.

En resumen, el aislamiento térmico de fachadas con lana de roca y poliestireno expandido es una solución efectiva y versátil para mejorar la eficiencia energética de los edificios y crear un entorno interior más confortable. Estos materiales ofrecen un alto nivel de aislamiento térmico, resistencia al fuego y durabilidad, lo que los convierte en opciones ideales para proyectos de construcción sostenible y eficiente energéticamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo Chat

NOMBRE CLIENTE

Chat

-
Logotipo de whatsapp

¡Hola! Bienvenido a , ¿Qué necesita?

Botón de WhatsApp